Al Principio Amor

by Samuel Martinez on February 11, 2021

Al Principio Amor

Primero, comience esta serie de artículos leyendo: Dios es Amor.

Como Dios es amor y al principio existía Dios, entonces todo comienza con el amor. En el principio Dios (que es amor) creó los cielos y la tierra (Génesis 1:1). Todo lo que Dios alguna vez hizo o hará será el resuktado de Su amor. Cada acto creativo en Génesis capítulo 1 se debió a Su amor por el hombre que estaba a punto de crear. Todas las cosas fueron hechas por amor, y sin amor nada de lo que fue hecho, fue hecho (Juan 1:3).

Antes de que podamos pedirle a Dios y creerle algo, debemos creer que Él nos ama. Es imposible tener fe en alguien que no estoy convencido de que me ama. Antes de que podamos pedirle a Dios que nos cure, debemos creer que Él nos ama y nos quiere así como nosotros amamos a nuestros hijos y los queremos bien. Antes de que podamos creer en Dios para la provisión, debemos creer que Él nos ama y desea, como cualquier buen padre, que vivamos bien. No tener una conciencia desarrollada del amor de Dios es ser consciente del pecado y tener una mentalidad de condenación. Ambos nos impiden subir con valentía al trono de la gracia. Entonces, antes de comenzar a creer en Dios por la curación, la provisión o cualquier otra cosa, hágase la pregunta: "¿Estoy convencido de que Diosd me ama?" De lo contrario, dedique tiempo a alimentarse de los versículos al final de cada artículo. Aliméntelos en su espíritu y comience a declarar todos los días: "Gracias Padre por amarme."

En el principio también estaba la Palabra de amor (Juan 1:1), la Palabra de Dios. Y la Palabra (de amor) estaba con Dios (Juan 1:1). Dios y Su Palabra de Dios, la Biblia, fue escritia para revelarnos Su amor. Por eso es la Palabra de amor. La Biblia no fue escrita para probar Su existencia, sino para revelar Su esencia. El Señor es la esencia de la misericordia y la verdad...Salmo 25:10 (traducción de Harrison). Debemos aprender a leeer la Biblia correctament. No es una lista larga de lo que se debe y no se debe hacer. Es Dios hablándonos como un Padre amoroso (quien mejor sabre) qué evitar y qué hacer para disfrutar de todo el bien que Él nos ha provisto. Él te ama.

CONFESIÓN

Dios me ama.
¡Soy el hijo amoroso de un Dios amoroso!